Diferencia entre preguntas filosóficas y científicas

Las preguntas filosóficas tienen como característica básica que admiten varias respuestas, pero en el caso de la ciencia las preguntas científicas suelen ser cerradas, es decir que no dan opción a varias respuestas, son preguntas cuya respuesta permite afirmar la verdad o la falsedad de lo que se pregunta.

En cuanto a las preguntas científicas podríamos clasificarlas en tres tipos, preguntas completamente cerradas, casi del todo cerradas y preguntas en principio cerradas:

(a) completamente cerradas: son aquellas preguntas de las que conocemos la respuesta, por ejemplo, «¿Por qué circula la sangre en el interior del cuerpo de una rata?

(b) casi del todo cerradas o semicerradas, cuando no sabemos la respuesta pero sí cómo encontrarla, como en la pregunta ¿Cuántos dientes tiene la rata X de nuestro laboratorio?

(c) preguntas en principio cerradas, son preguntas que se refieren a aquellas cuestiones frente a las que no poseemos técnicas para encontrar la respuesta, pero que en caso de tenerlas sabríamos perfectamente qué es lo que deberíamos hacer para dar con ella, por ejemplo ¿Cuál es la composición química de los gases de la atmósfera del tercer planeta en la órbita de Qatar -estrella ubicada a 10.000 años luz de la tierra?

Dentro de las preguntas semicerradas y en principio cerradas es de donde se pueden ubicar los principales problemas científicos sobre los que se puede investigar.

 

 

Pero la filosofía se caracteriza por formular otro tipo de preguntas, que corresponderían a las preguntas abiertas, y a diferencia de las preguntas cerradas, las preguntas abiertas no buscan nueva información sobre la realidad sino que cuestionan la forma en la que pensamos e incluso la forma en que cuestionamos a la realidad, por ejemplo la pregunta ¿qué relación existe entre las palabras y los objetos  a los que se refiere? ha dado origen a una reflexión en filosofía del lenguaje que no termina de dar respuesta, por un lado la respuesta puede ser que las palabras designan a los objetos y que la palabra surge de las características o propiedades de los objetos y otra alternativa puede ser que las palabras son convenciones con las que se ha dado a llamar a los objetos con el fin de identificarlos y que lo único que hay es un acuerdo implícito entre los hablantes que las empelamos, esta segunda respuesta tiene consecuencias y genera otra pregunta abierta que tendría relación con si conocemos o no a los objetos a través del lenguaje.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s